AGRO 2.0

AGRO2.0 ESPAÑA:El manejo forestal tradicional reduce la diversidad de hongos al retirar la madera en descomposición de los bosques

Un estudio de expertos de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) concluye que quitar la madera caída de los árboles y las ramas en los bosques es ecológicamente dañino para los hongos. La explicación es que esta madera en descomposición, es el hábitat de muchos seres vivos como hongos lignícolas, que son capaces de descomponer la madera muerta y convertirla en materia orgánica e inorgánica.

   Nerea Ábrego e Isabel Salcedo, biólogas del Departamento de Biología Vegetal y Ecología de la UPV / EHU han cuantificado recientemente este efecto en las poblaciones de hongos que viven de la madera muerta en varios hayedos en Navarra. La principal conclusión del estudio es que la silvicultura y la ordenación forestal clásica están perjudicando a la comunidad de hongos saproxílicos y que en los bosques explotados diferentes especies de hongos están desapareciendo, en algunos casos, incluso familias enteras se ven afectadas.

   Así, retirar los restos de madera muerta de los bosques está perjudicando a las poblaciones de hongos lignícolas o saproxílicos. Isabel Salcedo, directora de la investigación, señala: "La prehipótesis podría ser que a medida que se pierde la materia básica, el medio ambiente quedará directamente afectado y el objetivo de nuestro trabajo es probarlo".

   Según añade esta investigadora, en el sector forestal, sólo recientemente se empieza a notar este fenómeno, mientras que en Europa comenzó a probrarse científicamente hace unos diez años. El trabajo de los científicos de la UPV/EHU, publicado en la revista especializada 'Forest Ecology and Management', se ha centrado en la explotación tradicional de 16 zonas de hayedos, de las cuales ocho son explotadas y otras ocho no, con "gran atención al aspecto estadístico y ecológico", como destaca Salcedo.

   Después de recoger las muestras, los investigadores las clasificaron de acuerdo con un criterio estándar que se utiliza por micólogos en este campo por lo que la investigación se puede repetir. "La primera variable principal para hacer las clasificaciones fue el tamaño de la madera que queda en descomposición. Se clasifican según tres tamaños, desde el más grande hasta el más pequeño", explicó Salcedo.

   "Normalmente, no se analizan los restos más pequeños en esta clasificación. Muchos hongos tienen que ser identificados bajo el microscopio, aunque hay especies conocidas que son muy grandes, como el hongo de yesca fomes fomentarius. Del resto, es más difícil obtener muestras e identificarlos, por lo que se necesita más tiempo", cuenta.

   Tras clasificar la madera en términos de tamaño, el siguiente criterio es el nivel de descomposición. Para cada tamaño se establecieron tres niveles de descomposición: las recién caídas, las que han empezado a descomponerse y las que están completamente descompuestas. "Se podría haber hecho una clasificación más precisa, pero se determinaron bien los niveles de descomposición en los tres grupos y los restos analizados se clasificaron en nueve grupos", dice Salcedo.

   Una vez clasificados los desechos, se identificaron las especies de hongos existentes en cada uno, en otras palabras, la comunidad de hongos existentes en cada rama. En la medida de lo posible, también se estableció la "cantidad" de cada especie, a pesar de que esto no es tarea fácil.

   Los otros estudios europeos se han concentrado en restos de madera de gran tamaño, por lo que se ha dado importancia al volumen de madera muerta en los bosques cuando se trata de preservarlos. Sin embargo, según la investigación realizada por Salcedo y Ábrego, el factor que ejerce mayor influencia en la diversidad de los hongos saproxílicas es la diversidad de los restos de madera, no el volumen, es decir, que en los nueve grupos clasificados deben aparecer el máximo número posible de veces.

   "Esta conclusión es el resultado en gran medida a tener en cuenta en la gestión forestal", subrayó Salcedo. La principal conclusión del estudio es que la silvicultura y la ordenación forestal clásica están perjudicando a la comunidad de hongos saproxílicas, al menos en las zonas estudiadas.

FUENTE: EUROPAPRESS

Visitas: 26

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de AGRO 2.0 para añadir comentarios!

Participar en AGRO 2.0

Automatic translator

AGRO 2.0

Miembros

Visitas (desde 24-04-12)

Distintivo

Cargando…

© 2019   Creado por AGRO 2.0.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio