AGRO 2.0

http://www.biomerk.co/agricola/biomerk-401/

El agricultor debe partir de productos de primera calidad y abandonar la falsa creencia de que la aplicación de insumos biológicos se relaciona con la producción artesanal. Si bien es cierto que en las fincas se puede hacer compostaje de los residuos orgánicos, estos no reemplazarán el uso de verdaderos productos formulados que le aseguren sostenibilidad al agricultor en sus cosechas. 

Entre los fabricantes de bioinsumos se debería hacer un análisis comparativo de los diversos parámetros que definen la calidad mínima requerida de un producto, los cuales deben ser establecidos bajo la supervisión del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA). Algunos parámetros son el análisis genético de las cepas microbianas, su pureza, el recuento mínimo de microorganismos viables y efectivos para la actividad que son recomendados, así como ensayos de actividad en laboratorio, invernadero y en campo que demuestren la efectividad y que puedan ser contrastados por el ente regulador o por instituciones que estén avaladas por el ICA. Estos ensayos son además necesarios para definir las instrucciones y recomendaciones de uso al agricultor, que aseguren un desempeño óptimo del producto y estabilidad en la producción cuando se hace la aplicación de bioinsumos. Asimismo, las metodologías empleadas para cada determinación deberían ser unificadas e intercalibradas entre los diversos laboratorios de análisis. El acompañamiento del ICA en la aplicación de estas tecnologías es fundamental, y ya se ha visto el respaldo a los agricultores estableciendo una reglamentación más clara que apunta a dar soporte a los productores de insumos agrícolas pero con un fuerte compromiso frente a los agricultores. 

Para el caso del arroz, que requiere para su nutrición altas cantidades de nitrógeno, fósforo y potasio, los cuales en nuestra agricultura tropical e intertropical son de muy baja eficiencia, se ha comprobado que el uso combinado de bacterias fijadoras de nitrógeno y promotoras del crecimiento (Azotobacter chrooccocum y Azospirillum sp), junto con hongos solubilizadores de fosfato (Penicillium janthinellum) en tratamientos aplicados a la semilla (Fedearroz 50), permite obtener un incremento superior al 5% en producción respecto al testigo comercial, evaluado en cuatro municipios del departamento del Tolima (Armero, Lérida, La Sierra y Venadillo) (Torres, 2002). Se estima que la eficiencia de absorción para el nitrógeno es inferior al 50%, la del fósforo es menor a 10%, y la del potasio es del 40%, dependiendo del contenido de materia orgánica y de la actividad biológica del suelo, por esto los biofertilizantes son una alternativa para este cultivo al suministrar nutrientes y sustancias promotoras del crecimiento (Arévalo, 2009a). 

El uso combinado de estos biofertilizantes con Trichoderma viride (aplicado a semilla), hongo controlador de Rhizoctonia solani y degradador del tamo, junto con 50 kg de materia orgánica (soil-aid, en las dos primeras fertilizaciones) permitió reducir el uso de fertilizante inorgánico (25 kg/ha en promedio) sin afectar el rendimiento. En todos los tratamientos con biofertilizantes, elaborados en tres municipios del departamento del Huila, empleando 4 variedades, el rendimiento del grano fue mayor en todos los tratamientos con incrementos entre 227 y 723 kg/ha. (Arévalo, 2009a). En un estudio posterior, Arévalo (2009b) demostró que el uso de biofertilizantes permite reducir en un 27,4% el nitrógeno, 66,7% el fósforo y 42,8% el potasio. Para todas las variedades estudiadas (cinco en total) cuando se aplicaron los biofertilizantes, los rendimientos fueron iguales estadísticamente al testigo (100% abonada química), demostrando que el uso de microorganismos mejora la disponibilidad de los nutrientes. Adicionalmente, se observa que en todas las variedades se produce más arroz Paddy por kg de fertilizante aplicado cuando se utilizan los bioinsumos, obteniendo diferentes respuestas dependiendo de la variedad, siendo LV-1063, Fedearroz-170 y Fedearroz-369 las de mayor respuesta, con 48,5; 44,1 y 41,3 kg de arroz cosechado por kg de NPK aplicado al cultivo. Este estudio demuestra que es posible reducir la fertilización química sin detrimento de los rendimientos empleando bioinsumos de buena calidad.
Para una agricultura más amigable con el medioambiente y definitivamente sostenible, en el futuro podrán conseguirse mayores reducciones en la aplicación de agroquímicos, manteniendo e incluso aumentando las productividades. Para ello será necesaria una decidida implicación pública y privada en la I+D de inoculantes o insumos biológicos de creciente eficacia. 
Por: Sanjuán Pinilla Juan , Moreno Sarmiento Nubia

Visitas: 316

Respuestas a esta discusión

Gracias por tan buen comentario , el problema que tenemos es la desinformacion al compos , todos creemos que el que hacemos en las fincas es el adecuado para los terrenos seria bueno y de vital importancia intensificar la reeducacion al hacer estos nutrientes caseros 

Buenos dìas,

Gracias por tu respuesta.

Tu brindas asesorias a agricultores ?

a que correo te puedo escribir?

Saludos, 

Nicolas

RSS

Automatic translator

AGRO 2.0

Miembros

Visitas (desde 24-04-12)

Distintivo

Cargando…

© 2019   Creado por AGRO 2.0.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio