AGRO 2.0


Con el apoyo de FIA se dio comienzo a esta iniciativa que ejecutará el Centro de Genómica Nutricional Agroacuícola, CGNA.

Biofertilizantes microencapsulados de avanzada tecnología para el cultivo del lupino amarillo súperproteico, que evitarán realizar labores de fertilización química nitrogenada, reduciendo gastos y efectos sobre el medio ambiente, es lo que espera desarrollar el Centro de Genómica Nutricional Agroacuícola, CGNA.
El Proyecto en el que se enmarca esta iniciativa fue presentado hoy (miércoles 30 de enero) en Temuco a agricultores, empresas y autoridades del agro encabezadas por el Seremi de Agricultura de La Araucanía, Jorge Ratgheb.
Con financiamiento del Fundación para la Innovación Agraria (FIA) este proyecto denominado “Generación de un biofertilizante mediante el uso de genómica y microencapsulación para contribuir al desarrollo competitivo y sustentable del cultivo de lupino de alto rendimiento proteico en la agricultura familiar campesina del sur de Chile”, cuenta con la participación del Núcleo Científico Tecnológico de Biorecursos –BIOREN- de la Universidad de La Frontera y CAMPOCOOP, y es liderado por el CGNA bajo la coordinación de la Dra. Véronique Amiard. 
La investigadora indicó que se espera aplicar toda la tecnología disponible para lograr en menos de tres años (que dura el proyecto) tener un producto innovador a partir de bacterias fijadoras de nitrógeno las cuales serán microencapsuladas, para ser aplicadas junto a la semilla en el momento de la siembra y así evitar la fertilización química nitrogenada.
Es así como este biofertilizante permitirá una liberación controlada de bacterias que ayudarán a fijar nitrógeno atmosférico en el momento en que la planta más lo requiera, convirtiéndose en una alternativa a la fertilización nitrogenada tradicional, sin que ello signifique pérdida de rendimiento ni de proteína por hectáreas, con el consiguiente efecto positivo en costos productivos e impacto para el medio ambiente.
CIENCIA AL SERVICIO DEL SECTOR PRODUCTIVO

Claudio Soler, representante de FIA en la Región de La Araucanía, señaló que “en este proyecto se puede ver cómo la ciencia es una fuente de soluciones para el sector productivo y también lo necesario que es formar redes para realizar innovaciones en el agro”.
El proyecto tiene una duración de tres años. Al inicio se trabajará en genómica y microbiología para identificar cepas de bacterias de acuerdo a su genoma y capacidad de fijar nitrógeno atmosférico, como a su vez se desarrollará un microencapsulado ideal que permita el almacenamiento eficiente del biofertilizante y una liberación de las bacterias en forma controlada y oportuna en campo. Seleccionadas las cepas y el microencapsulado, se realizarán pruebas de campo para comprobar en las condiciones de los agricultores su efectividad como una alternativa a la fertilización química nitrogenada, en esta etapa será crucial la participación de pequeños agricultores ya que se trabajará en sus predios y bajo sus condiciones de producción en la prueba de este producto. Finalmente, se desarrollará el producto para que sea escalable comercialmente y se gestionará un emprendimiento que desarrolle el producto para que sus beneficios lleguen a los productores.
Con respecto a este punto el Presidente de CAMPOCOOP, Daniel Rebolledo, destacó el trabajo conjunto del centro de investigación con los pequeños productores “las expectativas que se tienen de este proyecto son muy grandes y creemos que estamos avanzando con esta inclusión de la ciencia y el conocimiento en el mejoramiento de la productividad de nuestros campesinos, creo que esta experiencia va a ser un gran ejemplo a seguir”.
El Seremi de Agricultura de La Araucanía señaló que “es una muy buena iniciativa que se pueda hacer una fertilización que no sea atentatoria contra el medio ambiente, que permita que en la parte económica el agricultor no tenga que invertir grandes recursos para tener productividad y llevar adelante una agricultura que le podemos llamar ‘del futuro’. Estoy muy feliz y esperanzado de que sea la posibilidad de apoyar a la agricultura familiar campesina que tanto lo requiere”.
Además de la presentación de la iniciativa en la jornada también quedó conformado el directorio del proyecto compuesto por los representantes de las instituciones asociadas, FIA y el CGNA.  
“El uso de este biofertilizante  en el cultivo del lupino amarillo permitirá un ahorro importante en los costos de producción para los pequeños agricultores y, por ende, incrementar sus ingresos. Además, el proyecto realizará un aporte medioambiental al disminuir y/o eliminar la fertilización nitrogenada”, resaltó el ejecutivo de innovación de FIA y supervisor del proyecto, Fernando Arancibia.
En tanto el Director de I&D del CGNA, Dr. Haroldo Salvo Garrido, agradeció el apoyo de FIA a este proyecto señalando que espera que una vez finalizado los agricultores se beneficien con este innovador producto desarrollado por el centro de investigación.  
El CGNA con 7 años de trabajo tiene como objetivo agregar valor a los cultivos convencionales, utilizando la biotecnología y bioprocesos, con el fin de ser incorporados desde La Araucanía a la industria de los alimentos. Está ubicado en Temuco y fue fundado por INIA y la U. de La Frontera, con financiamiento base del Programa Regional de CONICYT y el Gobierno Regional de La Araucanía.
Fuente: Infoagro

Visitas: 271

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

EFECTO DEL USO DEL CARBONO 12 EN LA NUTRICION

DE LOS CULTIVOS AGRICOLAS

 

Existen en la nutrición de cultivos agrícolas, dos formas de nutrir a una planta, la primera vía es la nutrición por mineralización, a través del uso de minerales o nutrición llamada convencional (sin la presencia del Carbono 12) y la otra forma de nutrición vegetal, que es la nutrición por Carbono 12.

En la nutrición por Carbono 12, es la forma más perfecta que se ha encontrado en el mundo para nutrir a una planta o cultivo agrícola a nivel fisiobioquímico, donde el elemento principal en todo cultivo agrícola es el elemento Carbono 12.

Existen tres elementos que son considerados elementos Constitutivos (los que constituyen las estructuras de vida de una planta), el Oxígeno, el Hidrogeno y el Carbono. Los primeros dos la planta los absorbe del aire y del agua, el Carbono lo absorbe del CO2, cuando realza la fotosíntesis, el problema de no incrementar la tasa fotosintética es la limitante en la absorción del CO2, dado que en la atmosfera la concentración es del orden del 0.03 % y en el suelo, la concentración es del orden del 0.06 % y los porcentajes de absorción en la atmosfera es del 75 % y en el suelo del 25 %, dando como resultado un porcentaje de absorción del orden del 0.09 %, asumiendo que las condiciones son normales en ambos ambientes, que generalmente no suele ocurrir, dándose una absorción mas baja del orden del 0.09 % y tomado en cuenta que el nivel óptimo que debe tener un cultivo agrícola para que exprese todo el potencial productivo que trae diseñado en su código genético, es del orden del 0.15 %, podemos concluir que la limitante para que una planta aumente su productividad es la concentración optima del Carbono 12.

Cuando se nutre a un cultivo agrícola por medio del Carbono 12, este realiza todas las funciones fisiológica, bioquímicas y metabólicas de manera perfecta, logrando aprovechar todos los nutrientes que le son aportados en los productos foliares y en el programa de fertilización al suelo.

El efecto al usar los productos Ergo es totalmente positivo, dado que la planta adquiere un nivel de nutrición de manera perfecta, esto ocurre porque dentro de ella se va diseñando perfectamente bien el mapa genético (código genético) de esa variedad o hibrido. Cuando se usan los productos Ergo, hay perfectamente bien la formación de fosfatos solubles de todos los elementos, llegando estos fosfatos a todas las partes del vegetal, alcanzando un nivel de nutrición excelente.

Cuando no hay presencia de Carbono 12, el ácido glutámico y el ácido aspártico, que son los dos  ácidos que forman juntos los fosfatos solubles, generalmente el ácido glutámico es mas rápido en su proceso y sin Carbono 12, el ácido aspártico se vuelve mas lento y para que no se quede atrás, el ácido glutámico le manda un ácido para agilizarlo, es en este momento que se forman fosfitos de cualquier elemento, siendo los fosfitos no ideales para nutrir a una planta, cuando se tiene el 0.15 % de Carbono 12, solo hay formación de fosfatos solubles, que es la forma ideal que las plantas lo aprovechan, dando como resultado una excelente nutrición y un buen desarrollo del mapa genético y por consiguiente, los cultivos agrícolas expresan el potencial productivo para lo cual fueron diseñados.

De igual manera, con el uso de la nutrición por Carbono 12, las plantas están bien nutridas que no forman Amidas ni Ergosterol, que son las sustancias que atraen insectos, hongos, y bacterias, resultando que los cultivos tratados con los productos Ergo se vuelven mas resistentes al ataque de estas plagas y finalmente el efecto principal que se obtiene por medio de la nutrición por Carbono 12 es el aumento de la productividad y la calidad de las cosechas.

 

EL CARBONO 12 EN LOS PRODUCTOS DE ERGO CORPORACION DE MEXICO

 

Todos los productos de la línea Ergo son formulados con Carbono 12, donde los elementos nutricionales son atrapados por el Carbono 12, por medio del proceso llamado Carbonucleación (elementos carbonucleados), donde los elementos vienen en los productos Ergo en forma Molecular, que es la forma en que los utilizan las plantas. Los demás productos sus elementos viene en forma elemental, donde las plantas tiene que gastar mucha energía para transformarlos a estado molecular y el aprovechamiento de estos nutrientes es menor.

Todo el tiempo los productos Ergo han contenido la presencia del elemento carbono 12.

 

Ing. Edwin Jiménez

Asesor Técnico Centroamérica

Ergo Corporación de México

edwin4064@gmail.com

RSS

Automatic translator

AGRO 2.0

Miembros

Visitas (desde 24-04-12)

Distintivo

Cargando…

© 2019   Creado por AGRO 2.0.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio